Seguidores

domingo, 20 de noviembre de 2011

Simplemente me acostumbré a sonreír.

Me contaron una vez que hay personas que mienten tanto que acaban creyéndose sus propias mentiras. Entonces pensé, que si sonreía tantas veces al día, tal vez acabaría creyéndome mi propia felicidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario